2017: Cómo cumplir con nuestras resoluciones de Año Nuevo y no quedarse en el intento


 

¡Feliz Año Nuevo 2017!

 

Primero, quiero desearles que este Nuevo Año 2017 que acabamos de iniciar, sea realmente un Año de logros y metas alcanzadas para todos ustedes, y principalmente, gozando de buena salud y bienestar en compañía de sus seres queridos

Nuevo Año, Nuevo Yo: una nueva lista de resoluciones y proyectos a realizar, todavía con el espíritu  navideño a flor de piel y el frenesí, a veces alocado, de la época en donde todavía traemos vuelito para seguir haciendo algunas cosillas más y, por supuesto, con enormes ganas de empezar a trabajar ya en todos esos proyectos.

Sin embargo, resoluciones y proyectos a realizar para este 2017 que recién comenzamos no es precisamente mi tema a tratar, y aunque es de todo lo que se habla al comenzar un Nuevo Año, seguramente ya habrán leído y escuchado suficiente al respecto, y si bien mi tema si está relacionado, mi enfoque aquí tiene un pequeño giro, ya que me gustaría hablar del concepto general, no solo al comenzar un nuevo año, pero durante todo el año, en donde se nos presentan situaciones que queremos cambiar o mejorar.

Cuando comenzamos un nuevo proyecto, ya sea al comienzo de un Nuevo Año o en cualquier otro tiempo, pero en dónde estamos decididos a comenzar con algo que nos ayude a mejorar nuestros hábitos o a hacer cambios que tengan un impacto positivo en nuestras vidas, a veces nos sentimos abrumados por que no sabemos por dónde empezar.

Desperate businesswoman not knowing how to save the day

 

Generalmente vemos toda la película y se nos hace muy largo el trayecto a recorrer porque nos damos cuenta que algunos de los cambios no serán a muy corto plazo y tal vez hasta pensemos “Ahh, para que molestarse, esto me tomará mucho tiempo, tiempo es algo que no me sobra, estoy muy ocupado(a)” y simplemente seguimos aplazando las cosas que nos gustaría hacer, sin pensar que, cuando las comenzamos, siempre vamos a estar un paso adelante y que cada día nos acercamos más a nuestra meta, y que, por el contrario, al no comenzar para nada, ese proyecto o resolución siempre estará allá, a lo lejos.

Y a lo mejor sí empezamos a trabajar en nuestro proyecto, además, con mucho ánimo y entusiasmo, pero al paso de los días y las semanas, ese ánimo y entusiasmo se van apagando para dar paso a nuestras actividades de la vida diaria y, por consiguiente, a la rutina, y no solo eso, muchas veces al auto-sabotaje, donde nosotros mismos nos ponemos el pie que nos hace tropezar.

Pero, ¿cómo hacer para realmente comprometernos a realizar todas esas actividades que tenemos proyectadas y no quedarse en el intento?

 

1.- HACER UNA LISTA DE LOS PROYECTOS O RESOLUCIONES QUE QUEREMOS ALCANZAR. lista-de-cosas-por-hacerYa que todo empieza con una idea y lo importante es tener un plan y comenzar a ejecutarlo. Tener una lista nos ayuda a visualizar y a tener más claro lo que queremos hacer, es como cuando hacemos nuestras listas para comprar nuestros comestibles en el super y vamos cruzando cada vez que agregamos algo al carrito, eso es si ustedes son como yo,  que todavía soy un poco anticuada en este respecto, me gusta hacer mi lista en una hoja de papel y ahí escribo mi lista de los comestibles que voy a necesitar para la semana y los voy cruzando cuando ya los pongo en el carrito; esto a mi me ayuda mucho a visualizar lo que necesito, en vez de traer mi lista mental, y echar en el carrito cosas que no necesito y, por supuesto, esto me ayuda mucho también para no pasarme del presupuesto: ¡apegarse a la lista! (stick to the list)           Por supuesto que para muchos de ustedes es ya muy común usar  y hacer sus listas digitales (yo lo hago de vez en cuando, pero no es mi regla general). Como un pequeño paréntesis les digo que Evernote es una aplicación genial para todo eso.

 

2.- PONERNOS METAS REALISTAS.  Digamos que quieren iniciar un negocio o comenzar a escribir en su exito-mujerblog o a dejar de comer comida procesada o a emprender una rutina de ejercicios para bajar 30 kilos, o quieren hacer el viaje de sus sueños y eso requiere de ahorrar dinero, aquí ustedes agreguen su propia resolución o proyecto. Como se los mencioné en el punto número uno, todo comienza con una idea, lo importante es tener un plan y comenzar a ejecutarlo. Y esto va a ser más fácil si partimos estos proyectos o resoluciones en etapas;  por ejemplo: en vez de pensar en que queremos bajar 30 kilos en un período de uno o dos años, proponernos y empezar a trabajar en bajar 2 kilos en uno o dos meses; suena más realista y cuando vemos la película completa, no nos sentiremos abrumados al vernos al espejo y no ver resultados notables inmediatamente. Lo mismo aplica al querer iniciar nuestro propio negocio o cuando queremos comenzar a escribir nuestro propio blog, proyectos de semana por semana, mes por mes, hasta que a la vuelta de uno o dos años ya vemos los resultados de nuestro duro trabajo.  Suena más realista y vamos a ser más capaces de apegarnos a nuestro plan.

3.- PONERNOS METAS A CORTO PLAZO: Bajar de peso, hacer cambio saludables en nuestra alimentación, emprender nuestro negocio propio, o ahorrar para hacer el viaje de nuestros sueños, son cosas que se llevan tiempo, ya que para empezar a ver resultados, vamos a tener que ser capaces de invertir precisamente mucho de este tiempo, además de esfuerzo y, también, ser constantes y persistentes.            Yo no creo en los arreglos rápidos: si va a ser algo que nos cambie la vida y tenga un impacto positivo en la misma, muy probablemente nos va a tomar más tiempo del que nos gustaría, pero también, lo más seguro es que estos cambios van a ser permanentes, si así nos lo proponemos.                                                              Sin embargo, en lugar de hacer resoluciones o ponernos una meta para dentro de uno o dos años, partirlas en períodos cortos y hacerlo por etapas, porque las que a lo mejor empezamos con mucho entusiasmo, lo más seguro es que muchas se quedarán sin cumplir, no porque no queramos hacerlas, sino simple y sencillamente por situaciones que se van presentando en nuestra vida diaria y que de una manera u otra, nos van alejando, sin que nos lo propongamos, de esas metas. Va a sonar menos abrumador y seremos capaces de apegarnos a ellas porque suena razonable. Aquí aplica perfecto lo que les comenté en La comida es tu medicina, si haces un cambio o implementas algo nuevo en tu rutina o hábitos alimenticios cada semana, entonces a la vuelta de un año vas a tener 52 cosas nuevas que habrás agregado a tu estilo de vida saludable, la clave y lo más importante aquí es comenzar a hacer el cambio.

Lo que nos lleva al siguiente paso:

4.- SOLO HAZLO. Porque no importan las buenas ideas, ni las listas que hagamos para poner en orden estas ideas, ni la buena voluntad de hacerlo, es más, si no quieren hacer una lista o si el método que escogieron para llegar a la meta que se proponen no tiene nada que ver con los puntos arriba mencionado, ESO NO ES IMPORTANTE, aquí lo que realmente va a marcar la diferencia es HACERLO.

Backgrounds-800-120

 

Parecería un proceso muy simplista, pero la verdad, y se los digo por experiencia, solemos quedarnos en el intento, porque empezamos con mucho entusiasmo, pero en el trayecto, vamos dejando en el camino algunos de los buenos propósitos y proyectos que teníamos en mente, no solamente porque a veces nos ponemos metas que no son realistas y esto contribuye a que nos sintamos abrumados y ya no sepamos ni por donde seguir, sino porque empezamos, como les comente más arriba, a auto-sabotearnos, a encontrar las razones (que no son más que excusas) para dejar nuestro proyecto o proyectos de lado y quedarnos en nuestra zona de confort; y esto se aplica no solo al final de un año viejo y al comienzo del radiante Año Nuevo, sino en diferentes épocas de año cuando queremos comenzar algo diferente en nuestras vidas.

hombre-abrumado

 

 

Dentro de nuestras actividades rutinarias de la vida diaria, cada día es diferente, cada día se nos presentan nuevas oportunidades pero también nuevos retos a tumbar, y créanme, es muy fácil dejarse llevar por la apatía y por el “mejor mañana, hoy ya tengo mucho en mi plato” y si no ponemos atención, todos estos proyectos y resoluciones se nos convertirán en un: “mejor mañana”, o “el lunes comienzo”.

 

 

Aquí les dejo pues esta guía que a mí, en lo personal, me ha funcionado, es solo una guía, no LA GUÍA a seguir, solamente una idea de cómo podríamos llevar a cabo y cumplir con todos esos excelentes proyectos y buenos deseos que tenemos en mente y no quedarnos en el intento.

Y una vez más, ¡Feliz Año Nuevo 2017! Que logren todo lo que se propongan en armonía y buena salud.

Bendiciones y

¡A su salud! 😀

 

 

 

Anuncios